Pros y Contras de la Casilla Única para 2018

Es claro que no existe ánimo para modificar el modelo electoral aprobado 2014. Pero, si es necesario ubicar aspectos particulares que lo mejoren y limiten los riegos de conflictos electorales: es el caso de la casilla única en 2018.
En la casilla desembocan los procesos de la etapa de preparación de la jornada electoral, el escrutinio y cómputo en la propia casilla, la distribución de los paquetes electorales y la realización de los cómputos definitivos. Por ello, con miras a la elección de 2018, en la que habrá treinta elecciones concurrentes, es aconsejable revisar los problemas y posibles mejoras de la Casilla Única.
Para 2018, una Casilla Única podría estar integrada hasta por 15 personas. Esta situación dificulta el encontrar locales adecuados para que los votantes sufraguen cómodamente y que cumplan con los requisitos de ley. Todo ello incide en los costos, pues se requiere mobiliario y apoyos para alimentación, por ejemplo. Esto hace que la idea originaria de reducir el costo de las casillas no se concrete.
Por primera vez se realizará en las casillas el cómputo de 4 a 6 elecciones. Las 3 federales (presidente, senadores y diputados) y las locales que correspondan. La carga de trabajo para los funcionarios de casilla se incrementará y eso puede dificultar un trabajo eficiente. Aunque el cómputo federal y local se realiza de manera simultánea, el número de cómputos lleva a revisar los procedimientos respectivos.
La Casilla Única también impacta la distribución de los paquetes electorales. En 2015 se estableció que la distribución podría ser conjunta o separada, según se estableciera en los convenios entre INE e institutos locales. Esta circunstancia propició que en los mecanismos conjuntos se invirtiera mayor tiempo, lo cual pudo influir en el retraso de algunos PREP y en la organización de cómputos distritales y municipales locales.
Por lo anterior, es conveniente que la ley electoral establezca una regulación precisa de la integración de la casilla única en elecciones concurrentes o no, la realización del escrutinio y cómputo y, las responsabilidades federales y locales en la entrega y recepción de los paquetes electorales. Otra ruta es que el Consejo General del INE apruebe lineamientos, pero eso entra, de manera natural, en litigio con los partidos. Siempre es mejor que sea la ley.
Se trata de contribuir a generar certeza para partidos políticos, candidatos, y ciudadanía, con el propósito de evitar riesgos de organización que repercutan en inconformidades políticas, que pongan en entredicho cualquier proceso electoral.

*Consejero Electoral del INE/
Profesor UAM-I
@jsc_santiago
http://www.javiersantiagocastillo.com

 

Vía: José Buendia News

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s