Voto por Internet: planear para no incurrir en derroche de recursos.

En la última sesión de Consejo General se votó a favor de dar inicio al desarrollo de un sistema de votación por internet desde el extranjero. La ruta acordada no es la idónea, dado el impacto constitucional, legal, financiero y político que puede tener una “salida en falso” de éste proceso.

La Ley refiere la posibilidad del voto electrónico. Este mecanismo puede ser de hasta siete tipos. La Ley no especifica ninguna de estas modalidades como la única.

Debía hacerse un análisis de la viabilidad de cada una de lasmodalidades a la luz del cumplimiento de los atributos constitucionales del voto y de las exigencias legales respecto de la seguridad del sistema informático que pretenda emplearse. Una vez que se contara con este diagnóstico de viabilidad, el Consejo General del INE debía instruir el desarrollo del mismo para posteriormente someterlo al dictamen de dos instituciones o empresas de prestigio internacional, como dice la ley, y, finalmente, si ese dictamen fuera favorable, iniciar entonces los trabajos de organización del voto por la modalidad electrónica definida.

Efectivamente, países como Canadá, Francia, España, Panamá, Estados Unidos, Suiza y Noruega, han realizado votaciones por internet para diferentes ámbitos de elección. Algunos de ellos implantaron esta modalidad en sus legislaciones y la hicieron vinculante, otros han permanecido en la experimentación realizando pruebas piloto.

En el caso de Suiza, por ejemplo, Zúrich y Argovia forman parte de los nueve cantones del consorcio ‘voto electrónico’ desautorizado en agosto por el Gobierno federal, por problemas de seguridad en el sistema de e-voting de ciudadanos fuera de las fronteras. En el caso de Noruega, en 2014 se dieron por finalizados los ensayos debido a controversias políticas y a que los ensayos no impulsaron la participación ciudadana.

A la luz de los ciberataques recientes que afectaron a grandes corporaciones tecnológicas (Amazon, Twitter, Spotify, Netflix, entre otras) es evidente que hoy en día no existe entidad que sea invulnerable a ataques cibernéticos.

¿Tiene la autoridad electoral mexicana la capacidad presupuestal y técnica para afrontar ataques de esa magnitud? ¿Será prudente invertir millones de pesos de recursos públicos en el desarrollo de un sistema para voto por internet, o debió haberse invertido mucho menos en un diagnóstico previo de viabilidad constitucional, legal, técnica, operativa, financiera y temporal? Ni duda cabe, hubiera sido mejor esto último.

*Consejero Electoral del INE/
Profesor UAM-I
@jsc_santiago
http://www.javiersantiagocastillo.com

Vía: attimes.mx 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s