Tras la tormenta política, son tiempos para una serena reflexión

08 de Junio de 2016

Por Javier Santiago Castillo*

El domingo pasado se celebraron elecciones para renovar los cargos de gobernador, diputados locales e integrantes de los ayuntamientos en 12 entidades de la Federación. También se eligieron diputados locales en el estado de Baja California y a 60 integrantes de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México.

Desde el punto de vista técnico-organizacional, las elecciones locales resultaron exitosas y mostraron las virtudes de una adecuada colaboración entre el INE y los institutos electorales locales. Queda sin embargo alguna sombra ominosa. En las campañas menudearon acusaciones de injerencia de poderes formales o fácticos en los procesos electorales y en el actuar de los Oples. Son fuerzas regionales permeadas de una cultura caciquil, resueltas a ejercer todo género de presiones sobre los Oples y a utilizar como flagelo la confección, monto y ministración de su presupuesto. Se revelan, así, los trechos que aún debemos avanzar en la democratización en diversas entidades.

Frente a ello, las propuestas de desaparición completa, absoluta, de autoridades electorales locales parece la respuesta más sencilla, pero sin duda es la más equivocada. El centralismo simple y llano al que pareciera tan aficionada la mayoría de nuestra clase política está lejos de ser una solución. Los sistemas electorales y las instituciones que los encarnan no son simples enunciados normativos; son también y sobre todo, formulaciones políticas que expresan las realidades sociopolíticas y culturales del medio en que actúan.

Por lo anterior, cualquier tratamiento que se brinde al tema en lo que parece una inminente Reforma Electoral, debe tener en cuenta que el andamiaje institucional de la política no se constriñe a lo electoral y que el fortalecimiento democrático de las instituciones en el ámbito local exige acciones en diversos campos y niveles. Soslayar tal complejidad sólo evidencia desconocimiento o complicidad con el estado de las cosas.

Como resultado de la Reforma Electoral 2014, los comicios recién celebrados revelaron que las tensiones políticas locales escalan a nivel nacional. No es difícil imaginar la concentración de tensiones que arrojaría el horizonte de 2018, en que concurrirán las elecciones federales con las de 30 entidades federativas. En un escenario así, más intenso y con mayores intereses en juego, nos encontraríamos con una autoridad electoral que dispondría de escasas facultades legales y capacidades institucionales para contener actores cuya conducta no está en su ámbito de competencia.

La reforma que viene, debiera partir de un diagnóstico más detallado y a la vez integral. La gobernanza de nuestros días no pasa por alejar a los ciudadanos del diseño y ejecución de la acción de gobierno, sino en hacerlos partícipes de ella. La respuesta a las insuficiencias democráticas locales no puede orientarse a sustraer la organización de los comicios locales, sino a convertir el espacio electoral en eje de un programa democratizador más amplio y adecuado. De ahí que resulte más sensato y pertinente proponer una más clara y precisa interacción entre ámbitos, nacional y de las entidades federativas, con vista a promover la democratización del campo local, tanto en el plano electoral como de la política en general, es decir en el vínculo entre gobernantes y gobernados.

El Instituto Nacional Electoral, como organismo rector del nuevo sistema nacional electoral, seguirá vigilante de que los principios rectores de la función electoral se cumplan y que celebremos elecciones legales y legítimas en el marco de competencias concurrentes entre los Institutos Electorales Locales y esta Institución nacional. Es éste el mandato que nos fue otorgado. Lo demás es un asunto que va más allá de la organización de la elección y no corresponde a las instituciones electorales resolverlo, es una tarea de Estado, para lo cual es urgente reformar el Estado.

 

*Consejero Electoral del INE/

Profesor UAM-I

@jsc_santiago www.javiersantiagocastillo.com

Vía: Excélsior

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s