“La paridad de género, un camino en construcción”-La Crónica

Por Javier Santiago Castillo                  12/Abril/2015

La igualdad de género en la postulación de candidaturas es un paso adelante, pero aún falta mucho para lograr la efectiva igualdad de oportunidades políticas entre mujeres y hombres. La reforma constitucional y legal de 2014 reforzó el principio constitucional de igualdad, al disponer que las candidaturas de mayoría relativa y representación proporcional sean integradas por igual número de mujeres y hombres.
Para evitar simulación y hacer efectiva dicha representación, el constituyente dispuso que las fórmulas por ambos principios de representación deberán estar integradas por personas del mismo género, tanto en las fórmulas de candidatos de los partidos como en las candidaturas independientes. En el caso de la representación proporcional, las listas de candidatos por circunscripción deberán presentar en forma alternada los géneros de las fórmulas.
Para cumplir con estas disposiciones legales, los partidos políticos, a nivel federal, presentaron en los meses de noviembre y diciembre del año pasado los criterios para garantizar la paridad de género y evitar que se asigne a un solo género la candidatura en aquellos distritos en los que el partido haya obtenido porcentajes de votación más bajos en el proceso electoral anterior.
Algunos partidos optaron por el sorteo de los distritos donde estuviera sobrerrepresentado un género; otros reservaron un número determinado de distritos que se asignarían a un solo género; unos más establecieron listas de prelación por insaculaciones y encuestas.
No obstante, si bien la obligación de postular al mismo número de candidaturas femeninas y masculinas es un avance significativo, aún falta mucho para lograr la efectiva igualdad de oportunidades políticas entre mujeres y hombres. Es indispensable que desde el ámbito legislativo se sigan impulsando leyes que concreten acciones afirmativas e impidan inercias que desvirtúen lo logrado. La Ley General de Partidos Políticos dispone que deberá destinarse el 3 por ciento del financiamiento público ordinario para el desarrollo de liderazgos políticos femeninos.
Considero necesario impulsar buenas prácticas sobre el ejercicio de esos recursos, enfocándolos hacia la calidad de las acciones de capacitación y formación, con el fin de que contribuyan a una efectiva generación de liderazgos más competentes y no queden como acciones inconexas, de escaso alcance y dudosa efectividad.
Pero ello será insuficiente si no promovemos la democratización de las estructuras partidistas, para favorecer una mejor composición de género en sus órganos de dirección. Conviene reflexionar sobre el fortalecimiento de las exigencias legales para que en los estatutos partidistas se reserve a las mujeres un número suficiente de cargos de dirección partidaria y que éstos tengan la relevancia organizacional y política necesarias.
Entretanto, es indiscutible que el criterio de paridad en los géneros de las candidaturas y su composición representa un avance. Se traducirá en un mayor número de legisladoras, que si bien no necesariamente llegará al 50 por ciento, seguramente alcanzará cotas históricas. A nivel federal los partidos se esforzaron por cumplir con la igualdad de género, en las entidades federativas se presentaron resistencias de diferente índole. Eso será materia de un futuro comentario. Lo más importante es que se avanza.

*Consejero Electoral del INE/
Profesor UAM-I
@jsc_santiago
http://www.javiersantiagocastillo.com

Fuente: http://www.cronica.com.mx/notas/2015/893187.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s