“Mayorías y minorías en el Consejo General del INE”-OEM

Javier Santiago Castillo

Consejero Electoral del INE


Organización Editorial Mexicana

5 de marzo de 2015


  Con superficialidad se ha señalado la existencia de bloques que configuran mayorías y minorías en el Consejo General del INE. Debe decirse que los integrantes del Consejo expresamos con libertad propuestas y opiniones respecto de los trabajos del Instituto. Cada una de ellas se debate y, de ser el caso, se vota. Una amplia diversidad de formas de pensar concurre en las sesiones del CG del INE. Ello conlleva a encuentros y desencuentros, en las que se conforman votaciones por unanimidad o por mayoría.

Por otra parte, entre el 4 de abril de 2014 y el 29 de enero de 2015, el CG sesionó en 57 ocasiones. En ellas se emitieron 521 votaciones, de las cuales 381 fueron por unanimidad lo que representa el 73.12%, y 140 por mayoría, el 26.88%. De estas últimas, las y los consejeros que han votado un mayor número de veces con la mayoría son, en orden: Lorenzo Córdova, Enrique Andrade, Benito Nacif, Adriana Favela, Marco Antonio Baños y Arturo Sánchez. Por otra parte, quienes hemos votado un mayor número de veces con la minoría somos: Pamela San Martín, José Roberto Ruiz Saldaña, quien suscribe, Ciro Murayama y Beatriz Galindo, en ese orden.

Una votación relevante fue la integración de 18 Consejos de Organismos Electorales Locales. En ese proceso los 11 consejeros emitieron 198 votos, sólo 7 fueron en contra. Es decir el 96.5% de esas votaciones fueron de manera unánime.

Ha llamado la atención que en algunas votaciones el actual presidente del INE haya quedado en minoría; sin embargo, este hecho debe verse en retrospectiva. Durante el periodo referido de abril a enero, el consejero presidente Lorenzo Córdova, quedó en minoría en 16 ocasiones. Por su parte, durante la presidencia de Leonardo Valdés, en los años 2008 al 2013, éste quedó en minoría en 208 ocasiones. Carlos Ugalde, durante el periodo del años 2005 al 2006, estuvo en minoría en 10 ocasiones. En consecuencia, no debe sorprender que la presidencia del INE no siempre esté del lado de la mayoría.

De las votaciones celebradas en el actual Consejo, he razonado y emitido argumentos en la mesa del Consejo queno siempre han sidoacompañados por mis colegasy en más de una ocasión he votado en solitario. Es el caso del proceso especial sancionador promovido por el PAN y el PRD en contra del gobernador del estado de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda; el procedimiento administrativo sancionador ordinario promovido por el PAN en contra de Javier Duarte de Ochoa, gobernador del Estado de Veracruz y otros funcionarios de la misma entidad. En ambas, mi propuesta fue que se diese vista a la Cámara de Diputados y ésta valorase si era procedente llevar a cabo juicio político a los infractores pues se había constatado la violación a la Carta Magna.

En otros casos, algunos de mis colegas y el suscrito hemos coincidido en algunas votaciones, aunque nuestras propuestas no fueron apoyadas por el voto mayoritario y quedamos en minoría. Entiendo que con reglas claras, la aceptabilidad de la derrota es parte del juego democrático.

Sin embargo, en siete de los casos en que he votado con la minoría, a veces en solitario, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, juzgó que la posición de la minoría era jurídicamente correcta. Ejemplo de ello son: el procedimiento especial sancionador en contra del gobernador del Estado de Nayarit; el procedimiento administrativo sancionador ordinario contra el Gobernador del estado de Veracruz; el Acuerdo por el que se aprueba el criterio de distribución equitativa de tiempos de radio y tv de los partidos políticos aplicables al periodo de intercampañas; el Acuerdo del Consejo General del INE por el que se expide el Reglamento de Radio y Televisión; el Acuerdo del INE relativo a los criterios para el registro de Candidatos Independientes, entre otros.

Con independencia de las coincidencias y discrepancias, nuestro marco de actuación ha sido, y seguirá siendo, el respeto a la legalidad, la imparcialidad y la independencia en la toma de decisiones; esa es la obligación de la autoridad electoral. Aunque asumo que, en distintos momentos, ello pudiese incomodar a uno u otro actor político, al extremo de que den “manotazos sobre la mesa”, como ha sostenido un representante de partido; pero aclaro, mis decisiones, no están sometidas a manotazos ni halagos, se trata de convicciones que sostengo a través de razones y de mi voto.

*Consejero Electoral del INE. Profesor UAM-I

Vía: http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n3727837.htm
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s