Fiscalización política, el problema del método.

La fiscalización de los recursos que reciben y emplean los partidos políticos es una materia especialmente propicia para la controversia. Pero no recuerdo sesión más caótica y encendida que la protagonizada el pasado lunes en el Consejo General del Instituto Nacional Electoral. 

La fiscalización tiene dos caras. Por una están los partidos que están obligados a rendir informes sobre la obtención de recursos públicos y privados y la otra, en que la autoridad electoral fiscaliza, revisa e investiga el uso adecuado y, sanciona en su caso. Hoy sólo abordaré la actividad de la autoridad electoral y en posteriores artículos abundaré sobre la de los partidos.

Todos los partidos se quejaron de los criterios conforme a los cuales se les imponían sanciones por faltas cometidas en los procesos electorales de Nayarit, Veracruz y, sobre todo, Coahuila y Estado de México. La controversia es natural ya que no existe acuerdo posible entre auditor y auditado. Esta vez, sin embargo, los partidos parecían tener una dosis de razón mucho mayor que la habitual.

Traigo a la atención del lector tan sólo un tema de los muchos que se abordaron. Dispone el Reglamento de Fiscalización que cuando un gasto no haya sido reportado y sea detectado por la autoridad, su costo será valuado conforme al valor más alto de la matriz de precios que al efecto se elabore. Pero el Tribunal Electoral del Poder Judicial ha señalado en diversas sentencias que dicha matriz debe referirse a bienes o servicios similares al que se reprocha y que los precios de referencia deben recabarse en el ámbito geográfico más cercano al del sitio en que se cometió la falta.

Por ello sorprende que numerosas valuaciones practicadas por la autoridad aludan, por ejemplo, a costos de casas de campaña situadas en la capital del estado y se apliquen, sin mesura ni matiz, a municipios serranos. Por ejemplo, se mencionó en la sesión de Consejo General, que el costo de un evento en salón de hotel capitalino en el que se contrató hasta coffe break se aplicó por igual a otro sin ningún servicio celebrado en el salón de juntas de un comisariado ejidal.

Es verdad que, ante el ocultamiento de gastos, la autoridad no puede ni debe hacer un cálculo exacto de precios reales, pero también lo es que “inflar” sin razón suficiente y explícita un gasto no reportado abona poco a la certeza y la correcta impartición de justicia. En las elecciones ordinarias y extraordinarias celebradas, pueden identificarse costos que la autoridad valúa y que resultan insólitamente elevados. La sesión se exhibieron banderas que distan mucho de las estrambóticas dimensiones calculadas por la unidad técnica y, por supuesto, del precio atribuido, que superó incluso el de un anuncio espectacular.

Podrá decirse que todo es resultado del afán de auditores noveles de “vestirse de fiscales de hierro” aplicando multas sin ton ni son. Es posible. Pero tal vez la explicación más realista es que los auditores se vieron abrumados por el trabajo, estaban poco capacitados respecto de lo que dispone con exactitud el reglamento, recibieron instrucciones poco claras y ante la dificultad de confeccionar una matriz por cada ámbito geográfico optaron por una de alcance estatal. Como quiera que sea, incurrieron en un ostensible error técnico que ocasionó las encendidas y justificadas protestas de los partidos.

El Consejo General acordó el ajuste de las matrices de precios, pero sólo en aquellos casos señalados por la Consejera San Martín. Hay muchos más. Entre tanto, queda como enseñanza la importancia del método. No basta con que la autoridad ejerza sus atribuciones con la mejor intención y empeño; se requiere un proceder técnicamente pulcro, pues de lo contrario se suscitan todo género de especulaciones.
Si la fiscalización es controversial por su propia naturaleza, su ejercicio exige desapego frente a objetivos e intenciones políticas, objetividad superior y el uso de métodos contables y jurídicos adecuados a cada situación que se analiza. Este es un tema a cuidar. Errores como estos podrían elevar el nivel controversial y complicar la elección de 2018.

Profesor UAM-I
@jsc_santiago
http://www.javiersantiagocastillo.com

Vía: ATTIMES.MX 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s