Constituyente de la Ciudad de México: equidad y legalidad

Opinión de Javier Santiago Castillo.

En el debate se ha intentado regatear la facultad del INE para emitir tales reglas, pero si el legislador constitucional hubiera querido que se aplicara la Legipe así lo habría dispuesto. No lo hizo, y en cambio mandató la generación de reglas para un proceso inédito.

El jueves 4 de febrero el Consejo General del Instituto Nacional Electoral emitió la convocatoria para que los capitalinos elijamos a quienes elaborarán la primera Constitución Política de esta entidad. Para unos, representa un trascendental avance en la ampliación de los derechos políticos de la población y en su capacidad de autogobierno democrático. Para otros, es un magro avance pues no se constituye como un estado más de la federación.
Sin embargo, unos y otros estaremos de acuerdo en que inaugura una nueva etapa en la casi siete veces centenaria historia de la antigua México-Tenochtitlan, convertida en 1548 en la “noble, insigne y muy leal e imperial Ciudad de México”.
Se trata de una elección sui generis, ya que sólo 60 de los 100 integrantes de la asamblea constituyente serán electos para representar la soberanía popular. Y lo es también en la medida en que la reciente reforma a la Constitución General soslayó toda referencia al orden local, con excepción de diputados designados por el Jefe de Gobierno.
No es una elección local, pues no la convoca un poder local, tampoco es una elección federal, pues no se eligen cargos federales. El INE la convoca por mandato del Constituyente Permanente. Pese a todo, la elección de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, será nacional en sus conceptos y profundamente local en sus efectos.
La convocatoria aplica, en lo conducente, la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe) y dispone reglas en todo aquello que el Constituyente Permanente no señaló la normativa aplicable.
En el debate se ha intentado regatear la facultad del INE para emitir tales reglas, pero si el legislador constitucional hubiera querido que se aplicara la Legipe así lo habría dispuesto. No lo hizo, y en cambio mandató la generación de reglas para un proceso inédito, que no forma parte del ámbito federal, pero tampoco del orden local. Realmente se mandató al INE una configuración jurídica novedosa para la organización de la elección. Eso es lo desafiante del proceso electoral del que surgirá la porción electa de la Asamblea Constituyente.
Así, resulta entendible que las tres principales fuerzas políticas de la Ciudad se opongan a que el financiamiento público para los gastos de campaña y los tiempos en radio y televisión se distribuyan de manera igualitaria entre todos los contendientes, incluidos los candidatos independientes. Piden la habitual distribución de 30 por ciento igualitario y 70 por ciento según el resultado electoral anterior.
En el caso no existe una elección precedente, pues por definición un legislativo constituyente es fundacional, es decir originario. Por otra parte, considerar la elección precedente como la de la elección local 2015, aludiría a un orden político que ha quedado en el pasado. Actuar de modo conservador, con la fórmula ya conocida, soslaya que nos encontramos ante el momento fundacional de una comunidad política distinta de las que se han asentado en este territorio.
Reconozco el voto de los ciudadanos como el único y legítimo factor diferenciador entre las fuerzas políticas. Es razonable que otros rubros del financiamiento público se distribuyan sobre esa base. En cambio, el financiamiento de campaña se otorga ahora en un momento en que las fuerzas políticas acuden a solicitar respaldo y confianza y, mediante el voto, adquieren representatividad. Así que todos los contendientes deben tener las mismas oportunidades y medios.
Ésta es, a mi parecer, una distribución legalmente fundada, orientada a favorecer de un modo más democrático el principio de equidad en la contienda, porque la distribución global del financiamiento se mantiene proporcional, pero más equilibrada. Así debiera ser siempre y por algún lado hay que empezar.

Consejero Electoral del INE/
Profesor UAM-I
@jsc_santiago
http://www.javiersantiagocastillo.com

Vía: La Crónica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s