“A votar en Libertad”-La Crónica de Hoy.

Opinión de Javier Santiago Castillo.  7/junio/2015

El sistema electoral mexicano enfrenta retos y situaciones inéditas. Por un lado, se despliega con una complejidad técnica acrecentada, debido a las nuevas, numerosas y complejas facultades asignadas al Instituto Nacional Electoral. Por el otro, es indudable que la elección se ha realizado y sin duda ocurrirá en un contexto de inconformidad social.
Se trata, en buena medida, de movimientos sociales distintos; animados por demandas diversas y con objetivos mediatos e inmediatos disímiles. Para algunos, la protesta es un ejercicio efectivamente democrático, que se detiene en el intento por colocar en la agenda pública diversos temas socialmente sensibles y colectivamente relevantes. Para otros, la democracia es incapaz de resolver por sí misma y de modo directo los problemas sociales y económicos del país, así que consideran inútil el ejercicio del voto y promueven diversas acciones al respecto; otros más aprovechan la ocasión para impulsar demandas, que no han sabido o logrado gestionar.
Todas estas manifestaciones de protesta e insatisfacción con la democracia son en sí mismas válidas y contribuyen al mejoramiento de la convivencia en la medida en que se desarrollen en el marco de la legalidad y la construcción de soluciones útiles para sus integrantes y positivas para la comunidad. Son parte de la democracia.
Otros movimientos son distintos, particularmente por la noción que pareciera animarlos. Se sitúan en el extremo; para ellos, el interés gremial se sobrepone a cualesquier consideración sobre el interés colectivo. En este caso, las pulsiones autoritarias son claras, como lo es su auto-asunción como poder fáctico no sujeto a la ley e indispuesto a la deliberación pública.
En tanto, los ciudadanos “de a pie”, los que aspiran ni más ni menos que a preservar su derecho a vivir en paz, a ser parte de una comunidad y a lograr sus anhelos personales, familiares y sociales con el fruto de su esfuerzo, tienen una oportunidad en las elecciones. Pueden, con su concurrencia a las urnas, decir ¡no!, así no. Pueden defender su derecho a votar, frente a quienes con violencia verbal pretendan impedírselo o bien a quienes intenten coaccionarlos para votar por alguien o de plano pretendan comprar su voto.
Los ciudadanos pueden hacer oír su voz, no desde la violencia ni desde el enfrentamiento, sino desde la expresión serena del que conoce el poder de su voto. Su sola presencia en las urnas es un fuerte mensaje político en favor de la convivencia civilizada y la renovación pacífica de la representación política de la sociedad. Su sola asistencia a las casillas recrea la democracia, por sobre los que parecieran pretender un dominio político sobre los territorios que no descansa en el voto, sino en autodefiniciones como representantes y decisores no sujetos a escrutinio ni mucho menos rendición de cuentas.
La democracia es deliberación colectiva, respetuosa y articuladora de la diversidad, así como ejercicio del voto para definir mayorías que no niegan ni mucho menos atropellan a la minoría. Impedir la votación equivale a secuestrar la voluntad del electorado, de la mayoría de la población. La elección, con independencia de la opinión que nos merezcan los partidos y los candidatos, es socialmente útil porque nos permite alejar los riesgos tanto de dictadura, como de anarquía.
El INE ha realizado todos los actos necesarios para recibir el voto ciudadano. Al escribir estas líneas, se registra 98% de alcance en la entrega de paquetes electorales en todo el país y esa cifra alcanza el 83% en el estado de Oaxaca y en el curso de la noche esa operación estará concluida. En esa entidad, ha iniciado la distensión y avanza con rapidez; lo mismo puede decirse de otras zonas, por fortuna muy focalizadas. Podemos decir que todo está listo; a una distancia razonable de su domicilio, cada elector podrá encontrar una boleta electoral esperándole y tendrá la certeza de que su opinión será debidamente sumada, para configurar la voluntad popular. De manera que la elección va.
Porque necesitamos continuar construyendo una casa común, que todos podamos habitar como comunidad de mujeres y hombres libres, le invito, amable lector, a que acuda a las urnas y vote con entera libertad por la opción política de su preferencia.

@jsc_santiago
http://www.javiersantiagocastillo.com
*Consejero Electoral INE y
Profesor-Investigador, con licencia, UAM-I

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s